viernes, 6 de agosto de 2010

Arañas de venenosas de Costa Rica

Las arañas siempre han despertado la curiosidad del hombre, por esta razón son los artrópodos mas conocidos . Aunque el 99 % de ellas no son venenosas, existen algunas especies cuyas picaduras pueden producir: necrosis en la piel, graves alteraciones al sistema nervioso o en algunos casos, la muerte. Estas son las arañas mas venenosas del planeta.


Sabías qué...
Las arañas viuda negra de Costa Rica

Costa Rica es uno de los países más ricos en lo que respecta a biodiversidad, incluido el grupo de las arañas perteneciente a la clase Aracnida, en la cual también se encuentran incluidos los alacranes o escorpiones, las garrapatas, las coloradillas y otros grupos menos conocidos.

Las arañas están representadas en nuestro país por más de 1800 especies, dentro de las cuales podemos encontrar las llamadas viudas negras. Este grupo _representado en nuestro país por tan solo tres especies_ es poco conocido por los investigadores y es hasta recientemente que se ha venido generando algún interés en el.

Las viudas negras pertenecen a un grupo muy grande de arañas tejedoras de redes, al cual se le da el nombre de Theridiidae y que representa en los esquemas de clasificación a una familia. En esta familia se incluye también a otras arañas tan comunes como las que viven en casas, jardines y que forman telarañas enmarañadas y complejas.

Siguiendo con su clasificación, pertenecen a un grupo de menor tamaño después del de familia, llamado Latrodectus. Este extraño nombre corresponde al género y es la primera parte del nombre científico completo de cada una de las especies de viudas negras de Costa Rica y de cualquier otra parte del mundo.

Estas arañas están ampliamente representadas en todos los continentes y, alrededor del mundo, existen 30 especies de viudas negras. Dos de las tres especies presentes en Costa Rica podrían pasar en un futuro a agrandar esta lista como dos nuevas especies para la ciencia; la tercera es conocida por su amplia distribución y se sabe de su presencia en todo el mundo tropical.

Este grupo de arañas fue descrito en 1805 por un francés de apellido Walckenaer. Se caracteriza, entre otras cosas, por su gran tamaño con relación a las otras especies de la familia. El cuerpo de las hembras puede llegar a medir alrededor de13 mm con un gran abdomen en forma de globo. Los machos, por su parte, son de menor tamaño y su abdomen más bien es delgado.

Existen otras características físicas que nos ayudan a reconocerlas, pero quizás la más llamativa es la mancha en forma de reloj de arena de coloración rojiza que se localiza ventralmente (por debajo) del abdomen.

Quizás nos preguntemos sobre cuan peligrosas pueden llegar a ser las viudas negras o que tan venenosas son. En este campo, encontraremos algunas dificultades para aclarar las dudas y dar una respuesta clara sobre su peligrosidad. Esto ocurre porque en los casos de picaduras intervienen muchos factores, entre ellos, el estado de salud de la persona, el lugar del cuerpo donde sucedió la picadura y la especie involucrada.

Además, es importante aclarar que todas las arañas poseen veneno y este lo usan para poder cazar y comer. Un porcentaje muy pequeño pueden llegar a ser peligrosas para el ser humano en circunstancias especiales, como en el caso de las alergias o de niños muy pequeños.

La función principal del veneno en las arañas es la de paralizar a su presa y ayudar al procesamiento de la misma, por lo que suele ser tremendamente efectivo (muy tóxico) para este fin y en este tipo de animales (presas). En otro tipo de animales que podrían llegar a ser picados, que no son sus presas ordinarias (incluido aquí el ser humano), este veneno podría tener cierto efecto que puede ir desde pequeño hasta medianamente tóxico o incluso, consecuencias mayores que requieran hospitalización y tratamientos médicos.

Otro factor importante a considerar en este tema es la especie en sí y su comportamiento. Hay arañas que no son dadas a picar y más bien rehuyen este mecanismo como medio de defensa y utilizan otros, siendo el más frecuente el de huir, como es el caso de las viudas negras costarricenses. Estas arañas no son muy dadas a picar y es necesario molestarlas para que lleguen a ese extremo y en defensa propia.

Una de las principales víctimas de picaduras son los niños, posiblemente debido a su curiosidad. En estos casos es bueno saber que, en la mayoría de las arañas, la reacción y efecto de su veneno es desconocido y no ha sido estudiado en todas las especies (como es el caso en Costa Rica). Por esto se recomienda tratar con respeto y cuidado a cualquier araña de tamaño considerable y enseñar a los niños a no tocar en ninguna circunstancia a estos animales.

En muchas ocasiones, las arañas son eliminadas y es muy fácil "ponerles el zapato". Pero en otras, son más valiosas e interesantes vivas. Arañas como las viudas negras pueden permanecer toda su vida en un solo lugar cazando cucarachas, grillos, zancudos y otros animales que son molestos, sin causar mayor molestia a los habitantes de una casa. A veces cuando no queremos una araña en nuestras casas, solamente hace falta reubicarla fuera de ella, en el patio o en algún otro lugar que no represente peligro para nadie.

En cuanto a su nombre, estas arañas a veces son viudas y a veces no. Contrario a las creencias populares, no siempre el macho es devorado por la hembra y no solo las viudas negras lo hacen.

Es frecuente que las arañas devoren a sus parejas (machos) y esto no necesariamente es un acto de maldad o crueldad. Más bien la entrega del macho como alimento para la hembra puede tener una justificación biológica si lo vemos en el sentido de que, posterior a la cópula y fecundación, la hembra tendrá que producir los huevos y tejer el saco, entre otras actividades.

Por ello, necesitará de energía extra y el macho podría bien ser esta energía que ella va a necesitar. Pero también, en muchas ocasiones, el macho puede dejar la tela sin peligro, todo depende de que tan bien alimentada esté la hembra.


Las especies ticas

En cuanto a las especies costarricenses, dos de ellas podrían ser nuevas, por lo que se mencionará a las tres de igual forma, sin darles ningún nombre científico, y, más bien, se considerarán y tratarán porlugar donde viven.

La primera de las especies es conocida del Pacífico seco de Costa Rica, pues ha sido encontrada en las montañas y planicies de Guanacaste. Tiende a tejer sus redes en las ventanas, bodegas y otros sitios artificiales construidos por el ser humano. Es la que llega a alcanzar el mayor tamaño y la coloración mas vistosa y llamativa.





El cuerpo de la hembra es de coloración negro brillante, el abdomen es de forma globosa y presenta una serie de manchas rojas muy bellas a lo largo del mismo. La mancha del reloj de arena es muy notable en su parte ventral y bien definida.

Muchos datos de la historia natural, comportamiento y otros detalles de la vida de esta araña son desconocidos, debido a que fue encontrada hace poco.











La segunda viuda negra es también la segunda en talla corporal y radica en gran parte del Valle Central, principalmente en Heredia, donde es muy común y abundante. Es quizás la especie que mejor se conoce aunque aún no se ha podido recopilar la información suficiente para determinarla correctamente. Por ahora, parece ser una especie ampliamente distribuida en todos los trópicos del mundo llamada Latrodectus geometricus

Su coloración, a diferencia de las otras dos especies, es gris con muchas marcas de distintos colores en los que destacan amarillo, blanco y café. La mancha ventral del abdomen es un poco menos definida aunque bien notable. Suele ser muy abundante en los lugares en que habita. Al igual que las otras especies es posible encontrarla relacionada con instalaciones hechas por el ser humano.

Ha sido encontrada con sus telas en una diversidad de lugares, como bicicletas, mostradores de atención al público en edificios públicos, portones de casas, ventanas, etc... En su tela fabrica un pequeño refugio donde permanece oculta esperando sus presas; cuando detecta alguna se dirige rápidamente desde este lugar a atraparla.










Fabrica sacos de huevos (especie de capullo donde deposita un número variable de huevos) esféricos con varias prominencias de tela que le dan una forma y apariencia muy particular. La tercera y última especie es la más pequeña y la de más reciente descubrimiento y, actualmente, al igual que las otras se trabaja en recolectar más datos que ayuden a su identificación y caracterización.

Es otra especie de coloración negra que, a diferencia de las otras, no presenta ninguna mancha en el abdomen y solamente presenta el reloj de arena en la parte ventral. Curiosamente, esta araña no fue encontrada por ninguna persona que trabaja con estos animales, más bien fueron los mismos ciudadanos, vecinos de San José, que, a partir de su interés y de ciertos programas de televisión, consultaron sobre una posible viuda negra que vivía en sus casas.

Resultó que esa araña, por la cual preguntaban, sí era una viuda negra y aparentemente otra especie y población diferente, muy establecida en San José en barrios como los Hatillos, Desamparados y Curridabat.

Todos estos datos sobre las arañas han sido posibles gracias a que alguien en algún momento se ha dedicado a observar a estas increíbles criaturas. Cuanto más podríamos aprender si más personas sacáramos unos minutos para observar, simplemente a observar, tantas criaturas interesantes que nos pueden enseñar mucho y que nos acompañan en nuestro hogar o incluso en nuestro trabajo.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada